Viaje a Irlanda (cuarto día): Miércoles 18 de Febrero

HAD I the heavens’ embroidered cloths,
Enwrought with golden and silver light,
The blue and the dim and the dark cloths
Of night and light and the half light,
I would spread the cloths under your feet:
But I, being poor, have only my dreams;
I have spread my dreams under your feet;
Tread softly because you tread on my dreams.

W.B. Yeats (1865–1939)

IMG_20150218_114938

Panorámica de la península de Howth.

     Estoy sentada al calor de una chimenea para calentarme el cuerpo. Hace muchísimo frío y el viento no ayuda. La visita de hoy es a un precioso pueblo llamado Howth, donde el famoso poeta y literato W.B. Yeats vivió durante tres años.

IMG_20150218_125121

Cementerio en Iglesia Celta. Howth.

IMG_20150218_120043

Placa W.B. YEats en la casa donde vivió.

C360_2015-02-18-11-39-25-206

Vistas de la península de Howth.

   Mi primera experiencia en este pueblo fue caótica: me subí al autobús y me bajé donde un amable señor me indicó aquel día que llegué a Dublín cuando me hallaba perdida (hasta ahí bien), pero cuando llegué al punto más alto de la colina donde debía bajarme, no supe encontrar el camino que este señor me indicó, el camino que bordeaba la península y pasaba por acantilados, zonas donde se avistaban delfines, focas, etc. Así que bajé por avenidas de casas perdiéndome todos estos parajes naturales de los que había sido avisada. Llegué al puerto donde pude contemplar unas vistas maravillosas al océano. Miraras donde miraras veías agua, aunque al fondo se veían islas, una vista espectacular. Decidí dar una vuelta para ver qué podía descubrir de este pueblo tan famoso. Descubrí la existencia de cuatro rutas por nivel de dificultad. Obviamente escogí la más sencilla, que ni siquiera terminé, pero me dio tiempo a ver las partes más bonitas, incluso llegué a encontrar la casa donde Yeats vivió. Me arrimé a la parte de los barcos y pude ver focas peleando por el pescado que se escapaba de las redes de pesca. Azotada por un viento huracanal y un frío inaguantable busqué una cafetería para sentarme a beber algo caliente, pero no encontré ninguna con espacio por lo que subí de nuevo al pueblo hasta encontrar un restaurante donde me senté al calentito de una hoguera y me dispuse a escribir lo que ahora os cuento. Sobre las 15:30 ya era insoportable el frío por lo que decidí volver a Dublín.

C360_2015-02-18-17-23-08-218

Oscar Wilde.

10842312_840155362723017_3082024767974042820_o

Mis compis de habitación en Paddy’s Hostel.

   No podía irme de Dublín sin ver la casa donde vivió Oscar Wilde y la estatua en Merrion Square en su honor. Una vez llegué al albergue solté carga y volví a salir a visitar la ciudad por última vez, a machacarme los pies una vez más antes de partir hacia Galway. Sin embargo, mis compañeras de habitación esperaban la llegada de la noche con ganas y me animaron a salir de fiesta con ellas prometiéndome que nos volveríamos temprano (yo tenía que coger el bus a las 6:45 y quería dormir algo). Una vez en Howl at the Moon comimos, bebimos y bailamos, pasamos una buena noche. Volvimos a casa,hice mi maleta, dormí algo y a las 6 menos algo ya me estaba yendo. De camino a la parada aproveché para echar el último vistazo a una ciudad tan bonita y espléndida que tanto me había encandilado.

     De camino a Galway pude dormir unas dos horas, cuando bajé ya era el día siguiente, y ahí es donde comienza el quinto día de mi viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s